Mejores zapatos para enfermeras: Trabajar todo el día de pie

Los mejores zapatos para enfermeras - faverie

Si eres enfermera y a menudo sientes que te duele todo el cuerpo, ha llegado el momento de reflexionar sobre el calzado que llevas. Tu calzado puede estar provocando que te duelan los pies, interfiriendo en tu capacidad de prestar una excelente atención al paciente.

Cuando te duelen los pies, es probable que también te duelan las rodillas y la espalda, porque cambias la forma de moverte.

Si quieres dejar de sufrir dolores diarios y, de esa manera, poder atender de mejor forma a tus pacientes, necesitas un buen calzado adecuado a tu profesión. ¡Entremos en materia!

¡Vamos allá!

Qué son los zapatos para enfermeras

Las enfermeras tienen uno de los trabajos más exigentes físicamente del mundo. Una enfermera media camina 6,5 kilómetros en un turno de 12 horas. Por tanto, es necesario que lleven un buen calzado.

No llevar un calzado que sujete bien los pies puede provocarles todo tipo de problemas. Los zapatos que presionan los dedos de los pies pueden causar problemas en las uñas. Tus arcos pueden colapsarse, lo que podría provocar otros problemas de salud asociados. Puedes experimentar más dolor en todo el cuerpo y te resultará difícil mantener una buena postura.

Por tanto, debes llevar un buen calzado adecuado a tu actividad. En este capítulo, definiremos las características que debe tener un buen calzado para enfermeras y hablaremos de algunos materiales comunes para el calzado.

¿Qué son los zapatos para enfermera?

Como su nombre indica, los zapatos para enfermeras son los que llevan las enfermeras durante su jornada de trabajo. Estos proporcionan un apoyo adecuado al pie y la mayoría tienen un tacón ligeramente elevado para mantener el cuerpo correctamente alineado. Son de punta cerrada y antideslizantes. Suelen ser de color blanco y tienen otras características que les ayudan a cumplir los códigos de vestimenta del centro.

Vamos a desglosar esto un poco más. En primer lugar, los zapatos para enfermeras proporcionan un soporte adecuado para el pie. En particular, tienen un buen soporte para el arco del pie. Estos zapatos distribuyen la presión uniformemente por todo el pie. Un zapato de enfermera con un buen soporte para el arco del pie también ayuda a ofrecer apoyo y equilibrio adicionales. Un buen soporte para el arco del pie es esencial para que no te duelan los pies, ya que esto te puede causar problemas en la parte superior del cuerpo, por ejemplo dolor de rodilla y de espalda.

El calzado de las enfermeras debe tener la punta cerrada, puesto que esta es la norma del gobierno en muchos países. Además, esto ayuda a garantizar que es menos probable que te lesiones los dedos de los pies si se te cae algo. Por otra parte, la mayoría tienen un tacón pequeño, lo que ayuda a mantener el cuerpo en la alineación adecuada.

El calzado de enfermeras también debe ser ligero. Al fin y al cabo, las enfermeras caminan muchos kilómetros cada día. La enfermera media da unos 9000 pasos en un solo turno, por lo que no quiere coger y dejar un calzado pesado con cada paso que da.

Este tipo de calzado especializado igualmente deberá ser fácil de limpiar. Al fin y al cabo, tratan con personas enfermas todos los días. No quieren llevarse esas enfermedades a casa con sus familias, por lo que necesitan un calzado que puedan limpiar fácilmente al final de su turno. Por eso mismo, es posible que no quieran tener que preocuparse por lo que pisan durante una emergencia.

Si no estás segura de cuál es la mejor manera de limpiar tus zapatos para enfermera, puedes consultar nuestra sección «Cómo limpiar zapatos«. Aquí encontrarás muchos consejos y sugerencias para que tus zapatos estén limpios. Pero no olvides que no todos los zapatos se pueden lavar. Por tanto, es mejor que compruebes si los tuyos pueden pasar por un ciclo de lavado. Si no lo haces, puede que tengas que tirarlos a la basura. No lo dudes más y descubre cuál es la mejor manera de limpiar tus zapatos para enfermera favoritos.

Los zapatos para enfermeras deben llevar el talón cerrado. Se trata de una medida de seguridad destinada a proteger el pie. Además, ayuda a proteger a la enfermera para que no se pinche accidentalmente en el talón. Este diseño debe garantizar que el talón del zapato no se deslice con cada paso que dé la enfermera y que no acabe con dolorosas ampollas.

¿Qué hace que un zapato de enfermera sea excelente?

Por encima de todo, un buen zapato de enfermera debe ser cómodo. Eso suele significar que también sea ligero, para que no dé la sensación de que la enfermera arrastra una tonelada de ladrillos con cada paso que da. Deben mantener el cuerpo en buena alineación, por lo que suelen tener un soporte decente para el arco y un tacón corto o inclinado. Deben tener la punta y el talón cerrados para cumplir con la normativa gubernamental y los códigos de vestimenta del lugar de trabajo.

Par zapatillas blancas fondo blanco

La suela es una parte muy importante en un buen zapato de enfermera. Debe ser antideslizante para que la enfermera no se caiga fácilmente. Dado que las enfermeras a menudo tienen que ayudar a los pacientes a trasladarse, necesitan asegurarse de que la suela de sus zapatos no se deslicen. Esta suela debe ser lo suficientemente gruesa como para que las cosas no la atraviesen fácilmente y golpeen el pie de la enfermera. Además, ante todo, el zapato debe ser ligero.

Y tiene que estar hecho de un material resistente y al mismo tiempo transpirable. Dependiendo del tipo de servicio de enfermería que se realice, puede encontrarse con todo tipo de cosas en el suelo. En algunos casos, también es necesario que puedan ponerse y quitarse el calzado rápidamente para atender a los pacientes en aislamiento. Por otro lado, que tus zapatos para enfermera sean transpirables es esencial para mantener el pie seco y cómodo durante todo el turno, lo que ayuda a eliminar las enfermedades de los pies.

Aunque hay cierto margen de maniobra en algunos entornos, la mayoría de los zapatos para enfermeras son blancos. En cualquier caso, busca unos fabricados con materiales fáciles de limpiar. Una enfermera es una profesional que debe tratar con médicos, pacientes y familiares, por lo que debe mantener un aspecto profesional.

¿Por qué es importante elegir el calzado adecuado para las enfermeras?

Una enfermera debe cuidar bien su salud para cuidar bien a sus pacientes. Cuando las enfermeras llevan un calzado demasiado apretado, pueden acabar con las uñas encarnadas. Si sus pies se sienten atascados, las uñas de los pies no tienen espacio para crecer correctamente.

Llevar un calzado que no se ajusta correctamente también puede provocar ampollas. Imagina que caminas 6,5 km diarios con ampollas en los pies. Sin embargo, la mayoría de las enfermeras no pueden detenerse y ocuparse de estos problemas porque están demasiado ocupadas atendiendo a sus pacientes. Por tanto, lo mejor es utilizar un calzado que directamente no cause ampollas.

Puede ser duro caminar todo lo que las enfermeras caminan sin sentir dolor en el talón. Sin embargo, un calzado mal ajustado puede hacer que sientas dolor en el talón desde casi el principio de tu turno. El dolor de talón puede ser un signo de una serie de afecciones diferentes que pueden exasperarse cuando tus zapatos no se ajustan correctamente, entre ellas:

  • Fascitis plantar
  • Espolones óseos
  • Tendinitis
  • Bursitis
  • Tendones inflamados

Aunque el pie de atleta suele contraerse por caminar descalzo en las zonas comunes como las piscinas, es posible contraerlo también cuando se lleva un calzado que no permite que los pies respiren adecuadamente. El hongo que causa esta enfermedad prospera en lugares oscuros y húmedos, por lo que los zapatos para enfermeras pueden ser el caldo de cultivo perfecto si no se elige el par adecuado. Si eres enfermera, tu calzado debe mantener tus pies secos durante todo tu turno. Normalmente, alternar diferentes pares a lo largo de la semana de trabajo puede ayudar a mantener seco el interior de los zapatos, es por ello que deberías tener más de un par de zapatos para enfermera.

Materiales utilizados en el calzado de enfermeras

Puedes encontrar zapatos para enfermeras fabricados con varios materiales diferentes. Conocer las ventajas e inconvenientes de cada material puede ayudarte a elegir el que mejor se adapte a tus necesidades como enfermera.

Lona

Zapatos blancos lona

La lona, normalmente hecha de algodón, es un material excepcionalmente duradero. Al mismo tiempo, esta permite que tu pie respire, lo que puede constituir una gran forma de mantener tus pies sanos. Es difícil encontrar algo más ligero que un par de zapatos de enfermera de lona. Además, los zapatos de algodón pueden ser muy duraderos, ya que son muy difíciles de cortar. Esa durabilidad se debe a que para fabricarlos se entrelazan miles de fibras de algodón. El algodón es muy absorbente, lo que puede ser algo bueno y malo. Mientras que mantendrá la humedad fácilmente alejada de tus pies, necesitarás más tiempo para poder limpiar estos zapatos de la forma adecuada. Puedes encontrar zapatos de lona de algodón para enfermeras en una gran variedad de estilos. Son una excelente opción para quienes empiezan a trabajar, porque suelen ser una de las opciones más baratas.

Poliéster

El poliéster es un tejido muy flexible que normalmente se utiliza para construir la parte superior del calzado de enfermeras. Es suave y flexible, por lo que se siente muy bien en el pie. Este tejido absorbe bien la humedad, lo que hará que tu pie se mantenga seco. Por desgracia, el poliéster no es transpirable, así que puede que se te recalienten los pies. Hay al menos tres tipos de poliéster que se utilizan con frecuencia para fabricar zapatos de enfermera, entre ellos:

  • Tejidos recubiertos de poliuretano. Estos zapatos suelen tener una capa de algodón en el interior recubierta con una fina capa de este tejido. Suelen tener el mismo aspecto que la piel, pero son más suaves y flexibles.
  • Tejidos recubiertos de cloruro de polivinilo. Las opciones hechas con este tejido son especialmente fáciles de limpiar. Además, estos zapatos son resistentes al agua y suelen ser muy económicos.
  • Tejidos con recubrimiento polimérico. Este recubrimiento se aplica en una capa gruesa sobre una base textil o polimérica. Son flexibles y fáciles de limpiar y tienen un aspecto muy similar a la piel.

Rayón

Por sí solo, el rayón es un material muy débil, así que elige zapatos en los que el rayón se haya combinado con otro material si te vas a decantar por este. El rayón se puede limpiar fácilmente y transpira muy bien. Estos zapatos suelen tener un aspecto sedoso. El rayón es inflamable, lo que puede ser una gran desventaja en algunos entornos de enfermería. A las enfermeras les suele encantar que este material sea muy suave y tiene un aspecto sedoso. Aunque tus pies tengan tendencia a hincharse, gracias al rayón podrás estar más tiempo de pie sin que esto ocurra. Por sí solo, no es lo suficientemente resistente para fabricar empeines de zapatos de enfermera, así que asegúrate de escoger opciones en las que el rayón se mezcle con otro material, como el algodón.

Piel

Los zapatos de piel tienen muchas ventajas. Suelen estar entre las opciones más duraderas del mercado. Muchas enfermeras consideran que los zapatos de piel duran más que otras alternativas más baratas. Hacen un excelente trabajo permitiendo que tus pies respiren. Es fácil limpiar un par de zapatos de piel, por lo que quedan muy bien en las reuniones profesionales y en las clases de formación continua. Los zapatos de piel suelen ser más pesados que algunas otras opciones, por lo que deberás tener en cuenta el peso del zapato antes de tomar una decisión definitiva. Los zapatos de piel pueden ser muy calurosos, lo que puede hacer que tus pies suden más. Son resistentes al agua.

Espuma de celda abierta

Deberás tener en cuenta el tipo de espuma antes de decantarte por este tipo de material. En general, hay dos tipos. El plástico de poliuretano se utiliza a menudo en el interior de los zapatos, especialmente en la lengüeta y en el interior del talón. Los zapatos hechos con este tipo de espuma son los más recomendables porque las costuras se mantienen mejor en su sitio. Por tanto, estos zapatos suelen ser más duraderos. La espuma de celda abierta también es excelente para evitar que se formen arrugas en tus zapatos. Sin embargo, las arrugas pueden formarse en este tipo de calzado pueden ser un peligro para la salud, ya que pueden hacer que tus pies empiecen a sufrir y que se sientan incómodos.

Espuma de celda cerrada

Team young doctors corridor hospital

El segundo tipo de espuma que se utiliza en los zapatos de enfermera es la espuma de celda cerrada. Los fabricantes emplean este tipo de espuma en la parte inferior de los zapatos de enfermera, especialmente alrededor del soporte del arco. Busca opciones en las que la espuma esté bien sujeta a la parte inferior de los zapatos, para que no se suelte y te deje caminando sobre una arruga. Si tienes problemas de alergia al látex, ten mucho cuidado con estos zapatos, ya que este se usa a menudo en combinación con la espuma.


Ahora que ya sabes en qué consisten los zapatos para enfermeras y conoces algunos de los materiales que se usan en ellos, vamos a profundizar un poco más. En el próximo capítulo, veremos cómo elegir entre los diferentes zapatos para enfermeras, así que no dejes de leer si esto te interesa. Tengo muchas ganas de compartir todos mis conocimientos contigo, así que sigue leyendo si estás en búsqueda de los zapatos para enfermera perfectos.

Cómo escoger los mejores zapatos para enfermera

Si alguna vez has tenido que caminar con unos zapatos que te quedaran pequeños o no te sujetaran bien el pie, de sobra sabrás que es una situación muy desagradable.

Para muchas enfermeras el problema es que comprar los zapatos apropiados puede resultar muy caro y como consecuencia pueden tener que usar zapatos que no les quedan bien durante mucho tiempo. En este sentido, puede darse el caso de que muchas enfermeras no sean conscientes de hasta qué punto están dañando su cuerpo.

Si eres enfermera, ten en cuenta las características que debes buscar en un par de zapatos antes de arruinar tanto tu salud como tu carrera.

Consejos para elegir el mejor calzado de enfermera

Tener en cuenta algunos sencillos consejos te ayudará a estar cómodo durante todo tu turno. Cuando te sientas bien, podrás prestar una mejor atención al paciente.

Cuando salgas del trabajo, tendrás más energía para hacer las cosas que quieres hacer y tu familia también lo agradecerá. Al fin y al cabo, tendrás la energía necesaria para cuidar a tu familia, ya que no te dolerá el cuerpo.

Cuando llegue el momento de descansar, también lo agradecerás. Puede que descubras que duermes mejor porque el cuerpo ya no te duele cuando llevas un buen calzado de enfermera durante tu tiempo de trabajo.

Llevar unos buenos zapatos para enfermera puede ser algo que cambie tu vida. Por tanto, estos consejos te vendrán muy bien.

Elige una suela antideslizante

Un par de zapatos de enfermera debe tener una suela antideslizante y, de hecho, esto forma parte del código de vestimenta de muchos centros. La suela única de estos zapatos ayuda a garantizar que la enfermera no se caiga si hay líquido, aceite u otra sustancia en el suelo.

Enfermera piernas pies zapatos crocs silla ruedas

Esta es quizá la característica más esencial que hay que buscar en el calzado de enfermería. Los accidentes por resbalones y caídas representan alrededor del 15 % de todos los accidentes laborales. En la población general, son la causa más común de lesiones como los traumatismos craneales o la ruptura de huesos. Estas son las lesiones más frecuentes que se registran en el lugar de trabajo y la mayoría de ellas pueden evitarse llevando calzado antideslizante.

La mayoría de los zapatos antideslizantes son también resistentes al agua, pero tendré más detalles al respecto dentro de poco. La resistencia al agua y la impermeabilidad son dos cosas diferentes, aunque puedan parecer cosas parecidas, un buen zapato para enfermera debe ser siempre resistente al agua.

Escoge una puntera de caja ancha

Hay al menos dos razones por las que tus zapatos para enfermera deberían tener una puntera de caja ancha. Detente un momento y extiende la mano en plano. Ahora, imagina que tu mano es tu pie. Aplica presión a ambos lados de tus dedos. Si aplicas suficiente presión, tus dedos empezarán a doler y un dedo puede intentar moverse encima de otro. Lo mismo ocurre con cada paso si llevas un calzado en el que la puntera no es lo suficientemente grande para tu pie. Por último, imagina que estás aplicando esa presión a cada paso que das. Este ejercicio te permite comprender fácilmente por qué necesitas un calzado con una caja de dedos ancha si trabajas como enfermera.

La segunda razón por la que necesitas una puntera de caja ancha es para que tu pie tenga espacio para funcionar como está diseñado. Si tu pie no tiene espacio para moverse correctamente, acabarás teniendo puntos calientes, que pueden convertirse en problemas aún más importantes, como juanetes, callos y ampollas.

Ten en cuenta el soporte del arco

Pie plantilla ortopedica

Necesitas unos zapatos de enfermera con soporte para el arco diseñados para ajustarse a tu pie correctamente. Necesitas saber qué tipo de pie tienes para comprar unos zapatos de enfermera que te sujeten bien el pie. Estos son los diferentes tipos de pies con respecto al arco.

Pies planos

Tu pie se hunde hacia dentro cuando caminas, por lo que puedes experimentar un gran dolor sin el apoyo adecuado.

Arco normal

Tu pie sigue funcionando correctamente, así que ayuda a apoyar su movimiento llevando un buen calzado de enfermería.

Pies cavos o arco elevado

Como tu arco está elevado, por lo que necesitas un zapato de enfermera especial para soportar la altura añadida.

Aunque solo un médico puede diagnosticar adecuadamente qué tipo de arco tienes, generalmente puedes saberlo mojando el pie y poniéndote sobre una toalla de color claro. Si puedes ver la mayor parte de tu huella, tienes el pie plano. Si puedes ver la mayor parte del pie, excepto el arco, tienes pies normales. Por el contrario, si falta la mayor parte de la huella, tienes un pie cavo.

Utiliza calcetines

Siempre debes llevar tus zapatos para enfermera con calcetines. Deberías probarte los zapatos con el mismo peso de calcetines que sueles llevar para trabajar. Los calcetines deben ofrecer un apoyo adicional a tus pies sin que se sientan muy pesados.

Detalle calzado enfermera de pie fila

Además, tus calcetines deben ser antimicrobianos. Cuando las bacterias crecen en los pies, pueden provocar problemas de olor. Las bacterias que no son absorbidas por los calcetines también pueden hacer que tengas problemas como pie de atleta, juanetes o callos.

Por último, los calcetines ayudan a alejar la humedad del pie y a mantenerlo fresco. Cuando los pies permanecen húmedos y oscuros, entonces tus pies empiezan a estropearse. La mayoría de las enfermeras estarán de acuerdo en que caminar con un talón agrietado o un juanete puede amargarte el día. Considera la posibilidad de llevar unos calcetines más gruesos con el acolchado adecuado, ya que son más cómodos que los calcetines más finos. Además, es menos probable que se arruguen.

Asegúrate de que eliges la talla de zapato correcta

Por increíble que parezca, muchas personas sufren dolores innecesarios por haber elegido una talla de zapato equivocada. Cuando visitas una zapatería, es probable que te pruebes varios pares antes de decidirte y lo más probable es que tomes la decisión correcta. Sin embargo, hoy en día, la mayoría de nosotros compramos zapatos por Internet, lo que puede llevarnos a seleccionar erróneamente tu talla de zapato.

Cuando estés en duda con la talla de zapato que debes comprar, una gran idea es comprobar la tabla de tallas de calzado. Los fabricantes no siempre siguen las mismas especificaciones para tallar los zapatos. Además, las tallas de los zapatos son diferentes entre países. Por esta razón, pedir un par de zapatos nuevos sin revisar la tabla de tallas puede llevarte a recibir el par equivocado.

Alterna tu calzado

Si llevas el mismo par de zapatos en todos tus turnos, estás abriendo la puerta a que surjan problemas en el futuro. Cuando llevas el mismo calzado todos los días, estás ejerciendo la misma presión sobre las mismas partes del cuerpo con cada paso que das. Rotar tu calzado de enfermera permite que otros músculos, tendones y ligamentos soporten parte del peso en determinados días, de modo que todo tu pie se vuelve más robusto y menos propenso a las lesiones.

Si usas zapatos de enfermera con espuma de celda abierta o cerrada que proporcionen amortiguación a tu pie, debes dejar pasar al menos 24 horas entre cada vez que uses estos zapatos. La espuma tarda aproximadamente ese tiempo en volver a su estado original y proporcionar a tu pie la amortiguación para la que el fabricante diseñó el zapato. Cuando no dejas suficiente tiempo entre el uso de un mismo zapato, este empieza a estropearse.

En el caso de que realices diferentes servicios de enfermería en diferentes días, puedes encontrar que diferentes tipos de zapatos para enfermera satisfacen tus necesidades. Por ejemplo, si trabajas en la consulta de un médico tres días a la semana, puede que necesites un calzado de enfermería más elegante que los dos días a la semana que trabajas en la sala de operaciones, donde puedes estar de pie en un mismo sitio durante muchas horas.

Elige un calzado de enfermera fácil de limpiar

Como enfermera, puedes encontrarte con todo tipo de sustancias a las que la población general rara vez se enfrenta. Por tanto, necesitas un calzado de enfermera que sea fácil de limpiar. Tu tiempo libre es algo preciado y no quieres malgastarlo limpiando zapatos. También necesitas un calzado fácil de limpiar para no arrastrar a casa gérmenes y otras cosas perjudiciales para tu familia. Considera estas opciones:

Piel

Estos zapatos, que son impermeables de forma natural y pueden limpiarse muy bien con un paño húmedo.

Piel sintética

Esta opción económica también se limpia con un paño húmedo, pero puede no ser tan duradera como la piel auténtica.

Charol

El acabado de estos zapatos hace que a menudo no recojan la suciedad en situaciones en las que otros zapatos se ensucian.

Volveré sobre esta idea dentro de un rato, cuando recomiende diferentes tipos de zapatos.

Ten en cuenta que tus zapatos sean transpirables

El calzado de enfermera que utilices debe permitir que tus pies respiren. Ya que eliminar rápidamente la humedad de tu pie ayuda a mantenerlo sano. Además, ayuda a eliminar el olor de los pies y seguro que no quieres que los pacientes tengan que taparse la nariz cuando entres en su habitación.

Enfermera persona mayor detalle zapatos

Puedes pensar en esto como si estuvieras sentado en una habitación con un ventilador de techo. Si el ventilador no gira, el espacio puede resultar sofocante, pero la habitación se vuelve mucho más cómoda una vez que enciendas el ventilador. El calzado transpirable permite la circulación del aire. Por tanto, el aire del exterior de tu zapato se intercambia regularmente con el aire del interior. Esto ayuda a mantener tus pies más frescos. Además, estos zapatos son ideales para eliminar la humedad de tus pies y, por consecuencia, estos estarán más sanos.

En la siguiente sección, hablaré más sobre qué zapatos son los más transpirables, así que sigue leyendo. Elegir opciones que eliminen la humedad alrededor de tu pie y hagan entrar aire fresco ayuda a mantener tu pie sano y más cómodo.

Decántate por zapatos resistentes al agua

Tus zapatos de enfermera deben ser resistentes al agua. La buena noticia es que si tus pies suelen estar fríos, elegir zapatos resistentes al agua te ayudará a mantenerlos más calientes. Estos zapatos ayudan a evitar que la humedad del exterior entre en el zapato, lo que puede tener efectos perjudiciales para la salud de tus pies.

Es fundamental entender la diferencia entre el calzado resistente al agua y el impermeable. Los zapatos impermeables impiden que la humedad entre en el zapato, pero también impiden que la humedad salga del zapato cuando el pie suda. Mientras tanto, el calzado resistente al agua sigue permitiendo que pase algo de humedad en ambas direcciones, por lo que tu pie se mantendrá más sano y estará más cómodo.

Reemplaza tus zapatos

Muchas enfermeras dudan a la hora de sustituir sus zapatos porque un buen calzado de enfermería puede ser caro. Aunque lo entiendo, los zapatos tienen una vida útil limitada y no soportan correctamente tu cuerpo si los llevas demasiado tiempo. Eso puede desencadenar otros problemas de salud, como el dolor de rodillas y de espalda, que pueden hacer que te sientas mal y que incluso te obliguen a ausentarte del trabajo.

Como mínimo, debes sustituir tu calzado de enfermería cada 500-700 kilómetros o cada 310-475 millas. Esa cifra se producirá mucho más rápido de lo que crees si tienes en cuenta que la enfermera media camina en torno a 6,5 kilómetros en cada turno. En particular, debes vigilar:

  • El desgaste excesivo de la banda de rodadura en un punto
  • Si el zapato se balancea o se inclina cuando está en una superficie plana
  • Que se produzcan arrugas en la media suela dentro del zapato
  • Si la parte superior muestra signos de desgaste desigual
  •  Las costuras muestran un desgaste excesivo o se rompen

Ejemplos de zapatos para enfermeras

Hasta ahora he incluido muchos consejos sobre la compra de zapatos de enfermera. Estos consejos te ayudarán a entender cómo evaluar cualquier par de zapatos para enfermera. Una buena idea sería hacer una lista con todas estas características para poder llevarla a la tienda o utilizarla cuando compres zapatos de lactancia por Internet. Veamos algunos ejemplos para que te hagas una idea más clara de cómo aplicar los consejos a los zapatos que quieras comprar. Ten en cuenta que nos centramos en evaluar el zapato y no la marca.

Características generales que debe tener un zapato para enfermera

Los mejores zapatos de enfermera en general son resistentes al agua y transpirables para que tu pie se mantenga sano. También tienen suelas antideslizantes para que no resbales cuando pises accidentalmente un charco. Además, estos zapatos deben ser resistentes a las manchas y estar hechos de un tejido, como el cuero, que sea duradero. El soporte del arco debe tener la altura adecuada y estar en el lugar correcto para apoyar tu pie cómodamente. Si te sientes aún más cómoda, elige opciones con amortiguación adicional incorporada. Por supuesto, debes seleccionar un par que cumpla el código de vestimenta de tu centro, lo que a menudo significa que debes llevar zapatos blancos.

El mejor calzado de enfermería económico

Los zapatos de enfermería de lona suelen ser una excelente opción para las enfermeras con poco presupuesto y para las que se inician en esta profesión. Estos zapatos deben ser duraderos, por lo que es posible que no tengas que sustituirlos tan a menudo. Solo tienes que asegurarte de que compras unos zapatos con el tipo de soporte de arco adecuado para tus pies. Incluso si acabas de empezar a trabajar, es vital que empieces a cuidar tus pies usando zapatos con un gran soporte para el arco del pie. Las zapatillas de lona también ofrecen la ventaja de ser transpirables, por lo que la humedad se aleja de tus pies rápidamente, y consigues una buena circulación de aire alrededor de tus pies, lo que ayuda a mantenerlos más cómodos.

Los mejores zapatos para mujeres que se dedican a la enfermería

Zapatos comodos enfermera

Los mejores zapatos para mujeres que se dedican a la enfermería deben ser muy cómodos. Eso comienza con un buen sistema de soporte del arco que sea adecuado para tus pies. También debe incluir una buena suela antideslizante para que puedas mantenerte en pie durante todo el turno. Elegir un par de zapatos para enfermera con amortiguación adicional en la plantilla puede ayudarte a sentir que caminas sobre el aire en lugar de sobre los duros suelos de un hospital, una residencia de ancianos o una clínica. Elige un par que tenga un buen soporte en los talones y una puntera ancha para que tu pie no se sienta aplastado.

Los mejores zapatos para hombres que se dedican a la enfermería

Los mejores zapatos para hombres que se dedican a la enfermería deben ser ligeros. Al fin y al cabo, nadie quiere llevar un calzado pesado durante su jornada laboral. De la misma forma, estos deben ser duraderos, así que considera el cuero y otros materiales de primera calidad. Busca opciones con una puntera ancha para que tu pie no se sienta aplastado cada vez que des un paso. Que tengan un soporte de arco adecuado para tu tipo de pie es otro aspecto fundamental. Comprar opciones resistentes a las manchas significa que pasarás menos tiempo limpiando y puliendo tu calzado de trabajo.

Los mejores zapatos de enfermera con respecto a la sujeción

Necesitas que tus zapatos para enfermera te ofrezcan el apoyo adecuado para mantener tu cuerpo en la alineación correcta durante toda tu jornada laboral. Busca zapatos con una caída de tacón inferior a 6 milímetros o 0,25 pulgadas. Si ves que se anuncian zapatos con estabilización del movimiento u otras características especiales, asegúrate de que esas características no interfieren con el movimiento natural de tu pie. Aunque necesites algo de amortiguación, demasiada provoca un movimiento excesivo del pie. Cuando llevas un calzado con demasiada amortiguación, recibes menos respuesta de tus pies, por lo que un problema puede ser mayor antes de que lo descubras. Además, elige zapatos que pesen menos de 300 gramos.

Los mejores zapatos para enfermeras con fascitis plantar

Mujer agarra pie dolor

El factor más importante a la hora de comprar zapatos si eres una enfermera con fascitis plantar es encontrar un zapato con un soporte adecuado para el arco que vaya directamente debajo de este. El diseño del soporte del arco debe impedir que tengas una pronación excesiva y reducir la tensión en la fascia. El zapato debe tener una talonera profunda, ya que es esencial para controlar la pronación y la supinación. Elige opciones con una excelente amortiguación en el talón para que tu pie no golpee el suelo con tanta fuerza. Busca un calzado que tenga cierta flexibilidad sin ser blando.

Los mejores zapatos para enfermeras con artritis

Como la artritis suele dejar a las personas con los dedos de los pies deformados, necesitas un zapato con suficiente espacio en la puntera que no roce con cada paso que des. Las enfermeras con artritis también deben tener en cuenta opciones que se doblen solo en los lugares en los que su pie se dobla de forma natural. Algunos estudios sugieren que los mejores zapatos tienen suelas de balancín, así que investiga esta opción que te ayuda a mover el pie hacia delante de forma natural con cada paso que das. El zapato debe estar hecho de un material elástico para que se estire y se adapte a tu forma del pie.

El mejor calzado de enfermera para pasar tiempo de pie

Si trabajas en un servicio de enfermería en el que estás de pie en el mismo sitio la mayor parte del día, sabes que comprar el calzado adecuado es esencial porque esto puede ser más duro para tus pies que moverte. Debes encontrar un par de zapatos que den a tu talón y a tu arco un apoyo adecuado. Llevar zapatos ligeros hará que tus pies estén más cómodos, siempre que la plantilla del zapato tenga suficiente amortiguación para que no sientas que estás directamente en el suelo. Dado que pasas más tiempo que la media de pie, asegúrate de que el zapato tenga una suela antideslizante.

Los mejores zapatos para estudiantes de enfermería

Puede ser un gran cambio pasar de estar sentado en un pupitre en el instituto todo el día a recorrer las plantas de un hospital, así que si eres estudiante de enfermería, necesitas contar con un calzado adecuado. Una gran opción son las zapatillas de lona, ya que son transpirables y te ayudan a mantener los pies secos y frescos a la vez que son duraderas. Busca opciones con un soporte de arco adecuado para ayudar a que tu pie no se hunda debido a este nuevo cambio de rutina. Comprueba el código de vestimenta del centro en el que realizas las prácticas, pero es posible que necesites zapatos blancos. Asegúrate de que cualquier opción que elijas se pueda limpiar fácilmente. Algunas zapatillas de lona se pueden meter en la lavadora, mientras que otras necesitan tratamientos exclusivos para evitar que se manchen.


He cubierto mucho material en este capítulo y te he proporcionado criterios de compra para diferentes escenarios de enfermería. Ahora que ya conoces los requisitos, vamos a terminar con un vistazo a los diferentes estilos de zapatos para enfermera.

Tipos de zapatos para enfermera

Hoy en día, a las enfermeras se les pide que hagan más cosas que nunca y llevar un tipo de calzado inadecuado dificulta aún más el trabajo. Como te mostramos en el último capítulo, los zapatos que no se sujetan adecuadamente hacen que te duelan otras partes del cuerpo, como las rodillas y la espalda. Por tanto, debes elegir un buen calzado cuando trabajas como enfermera.

Te he proporcionado las cualidades que debes buscar y te he dado recomendaciones específicas sobre las características que debes buscar para los distintos tipos de servicios de enfermería.

En este capítulo, profundizaremos en los diferentes estilos de calzado de enfermería.

Zapatos de hospital

El calzado de hospital es una opción obvia para muchas enfermeras. Valora opciones de puntera ancha para que tus dedos tengan mucho espacio para moverse. También deberás elegir una opción con el tipo de soporte de arco adecuado para tu tipo de tu pie. Elige opciones con ventilación adicional para que el aire pueda llegar fácilmente a tu pie y la humedad pueda alejarse de él con facilidad. Este estilo de calzado tiene una suela antideslizante, pero asegúrate de elegir una opción que tenga una suela lo suficientemente gruesa como para proteger tu pie sin dejar de ser ligera.

Muchas enfermeras afirman que no les gustan los zapatos que se atan por el riesgo de que se desaten cuando no tienen tiempo de pararse a atarse los zapatos. Por tanto, las opciones que se cierran con velcro son bastante adecuadas.

Zapatillas de deporte

Muchas enfermeras suelen elegir zapatillas de deporte para ir a trabajar. Al igual que con el calzado de hospital, asegúrate de que el arco soporta tu tipo de pie. Una de las ventajas de llevar zapatillas de deporte es que suelen tener mucha amortiguación, lo que puede ayudar a que tu pie se sienta más cómodo. Busca opciones con tratamientos únicos para evitar que se manchen fácilmente y asegúrate de que son resistentes al agua. Por supuesto, debes asegurarte de que tienen suela antideslizante.

Cuidadora ayudando mujer mayor

Aunque quizás quieras elegir una opción con cierta amortiguación incorporada, seleccionar un par con demasiada amortiguación puede resultar problemático porque hará que tu pie se mueva demasiado, lo que puede causarte ampollas. Evita las zapatillas con cámaras de aire incorporadas que impida que el pie se mueva de forma natural.

Zapatos sin cordones

Los zapatos de enfermera sin cordones pueden ser una gran opción, siempre que se ajusten correctamente. La mayoría de los centros de trabajo exigen zapatos con punta cerrada y suela antideslizante, así que tenlo en cuenta al comprar tus zapatos. También tienes que encontrar un par de zapatos con un excelente soporte para el arco. Un zapato con una base plana y una ligera caída de los dedos mantendrá tu pie en movimiento de forma natural. Especialmente si tienes los dedos del pie deformados, asegúrate de que la puntera es lo suficientemente ancha para tu pie. Un zapato con una talonera profunda se mantendrá mejor en tu pie cuando corras para atender a los pacientes.

Calzado lona pintado

Los zapatos que no son planos en la parte inferior pueden causar problemas cuando se usan en algunos escenarios de enfermería, ya que provocan más accidentes por resbalones.

Zuecos

Una opción popular entre muchas enfermeras son los zuecos. Asegúrate de que los zuecos que vayas a comprar se ajusten completamente al contorno de tu pie. Tus zuecos deben tener un magnífico soporte para el arco del pie. Busca opciones hechas de material transpirable y resistente al agua. También debes seleccionar opciones de punta cerrada que tengan una suela antideslizante. Algunos zuecos son más estrechos, así que asegúrate de buscar opciones con una puntera ancha.

Cuatro enfermeras uniformes blancos

Si la artritis u otros problemas han dejado tu pie deformado, asegúrate de que el zueco se ajusta a tu pie correctamente. En algunos casos, los zuecos no tienen ningún tipo de cierre en la parte trasera, por lo que deberás comprobar el código de vestimenta de tu lugar de trabajo si te vas a decantar por esta opción.

Zapatos planos para enfermeras

Los zapatos planos pueden ser una excelente opción para las enfermeras. Fíjate bien en la suela para asegurarte de que no se desliza fácilmente. Una de las razones por las que muchas enfermeras adoran los zapatos planos es que son muy fáciles de poner y quitar. Asegúrate de elegir un par con la suficiente estructura para sostener tu pie correctamente. En la mayoría de los casos, buscarás que el zapato se doble de la misma forma que lo haga tu pie de forma natural. Elige un calzado de un tejido duradero que puedas limpiar fácilmente. Además, piensa en cómo llegará el aire a tu pie y cómo se alejará la humedad del mismo.

Todos los zapatos deben tener un soporte de arco adecuado en el punto correcto para tu pie, lo que puede ser difícil de encontrar en los zapatos planos.

Zapatos de vestir

Si tu trabajo es más bien de tipo administrativo, es posible que tengas que llevar zapatos de vestir al trabajo. Considera opciones con fondo plano y suela antideslizante, ya que serán más fáciles de llevar a lo largo del día. En muchos casos, las normas gubernamentales o las pólizas de seguros exigen que se lleven zapatos cerrados. Al igual que con todos los zapatos, debes elegir un par con un buen soporte del arco para apoyar el pie en el lugar correcto. Valora opciones con mucha ventilación para que el aire pueda llegar a tu pie con facilidad y la humedad no quede atrapada dentro de la plantilla del zapato.

Mujer vestida conjunto blanco

Si pasas tiempo en las habitaciones de los pacientes o en zonas donde se realiza el tratamiento de los mismos, considera opciones que no tengan tacón. Puede ser muy fácil que el tacón se enganche y provoque una lesión por resbalón y caída, que es la lesión más común en el lugar de trabajo.

Zapatos para caminar

Los zapatos para caminar con suela antideslizante pueden ser una excelente opción para las enfermeras. Asegúrate de que el zapato tenga una puntera ancha para que los dedos de tus pies no estén demasiado apretados. Busca opciones con una talonera profunda, ya que evitará que tus zapatos se deslicen hacia arriba y hacia abajo mientras te mueves durante tu jornada laboral. Elige una opción que tenga algo de amortiguación incorporada. El sistema de amortiguación debe estar firmemente unido a la suela del zapato para que no se suelte y se arrugue.

Busca un término medio entre los zapatos demasiado planos y los zapatos con suficiente inclinación entre el talón y la punta. Los zapatos con una caída mínima ayudan a mover el pie hacia delante de forma natural con cada paso. Evita las opciones con cámaras de aire incorporadas que puedan impedir que tu pie se mueva hacia delante de forma natural.

Zapatos de plataforma

A las enfermeras más bajitas les conviene llevar zapatos de plataforma para trabajar. Estos zapatos facilitan que las enfermeras puedan alcanzar muchas cosas. Deberás optar por un par con suela antideslizante y punta cerrada. Como estos zapatos suelen empujar el pie hacia delante, es imprescindible optar por opciones con una puntera ancha. Las personas que tienen problemas de pronación suelen encontrar este tipo de calzado más fácil de llevar, ya que suele ser más inflexible que otras opciones del mercado.

Zapato ortopedico mujer

Aunque lo más habitual es evitar los zapatos de plataforma alta, a muchas personas les resulta más fácil caminar con este tipo de opciones.

Zapatos de cuña

Los zapatos con algo de cuña pueden ser una gran opción, especialmente para las personas que tienen problemas en los pies. El diseño de este calzado ayuda a que el pie ruede por la parte lesionada de forma natural. A menudo estos zapatos tienen una suela más gruesa, lo que puede ayudar a que sean más duraderos. Elige opciones fabricadas con materiales que transpiren bien para no exasperar los problemas actuales del pie. Una ventaja adicional de llevar este tipo de calzado es que a muchas personas les resulta más fácil mantener su marcha normal.

Ten cuidado con el soporte del arco en estos zapatos. Aunque pueden ayudar en muchos aspectos, tus pies siguen necesitando un excelente soporte del arco, o puedes experimentar aún más problemas en los pies.


Espero que ahora tengas una idea más clara de lo que debes buscar al comprar calzado de enfermera. Hemos hablado de muchos tipos de zapatos para enfermeras y todos los que hemos mencionado están diseñados para ayudar a las enfermeras a sentirse más cómodas durante sus largos turnos.

Lo más recomendable es seleccionar un par ligero hecho de un material duradero que puedas limpiar fácilmente. También hemos visto cómo afecta la espuma a tus zapatos y cómo puedes hacer que sean más duraderos cambiándolos regularmente y te he dado muchos otros consejos para ayudarte a comprar los mejores zapatos de lactancia.

Por último, hemos visto los diferentes estilos de zapatos para enfermera que podrías añadir a tu colección.

Si tienes alguna duda, pregúntame, ya que siempre estoy dispuesta a dar mi opinión. Si te ha resultado útil este artículo, compártelo con tus amigos. La próxima vez que tengas algo de tiempo para ti, echa un vistazo a nuestros otros magníficos artículos.

Conclusión

Ahora ya sabes la importancia que tiene el calzado en el uniforme de enfermera. Hemos profundizado en las características que hay que tener en cuenta a la hora de comprar zapatos para enfermera y en los materiales que se utilizan para fabricarlos. Además, hemos hecho recomendaciones específicas sobre los zapatos que deberías tener en cuenta.

He hablado de muchas cosas diferentes, así que es natural que tengas preguntas. Por favor, pregunta y haré todo lo posible por responderlas.

Espero que hayas disfrutado de nuestra aventura de aprendizaje. Si es así, comparte este artículo con tus amigos. Me encanta compartir mis conocimientos, así que no dejes de visitar nuestros otros artículos.

Read this article in English: Best Shoes for Nurses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba